Padres sobreprotectores

Empezaremos definiendo que son padres protectores a diferencia de los sobreprotectores. Los padres protegen a sus hijos de los peligros físicos y emocionales que se van presentando diariamente y los guían en la vida, mostrándoles que herramientas pueden usar para enfrentarlos o de que situaciones o personas es conveniente cuidarse. En cambio, los progenitores sobreprotectores giran en torno a sus hijos, realizando tareas que ellos pueden solos resolver pero le quitan así la oportunidad de madurar, de experimentar y resolver desafíos cotidianos.

Los padres sobreprotectores transmiten temores pues tratan de controlar a sus pequeños, inhiben su iniciativa ya que les impiden realizar ciertas tareas que son capaces de llevar las a cabo por sus propios medios. Viven preocupados por su descendencia y para aplacar sus miedos los controlan y en ciertas situaciones los justifican. Brindaremos un ejemplo, el padre tiene miedo del bajo rendimiento académico y está constantemente controlando cuanto tiempo estudia, y es probable que su conducta desmotiven a sus hijos. El progenitor puede realizar la tarea por su hijo en menos tiempo y sin errores pero éste se sentirá poco capaz pues no experimenta los resultados de sus acciones para lograr un objetivo. En muchas situaciones se hiper responsabilizan de las obligaciones de su descendencia y cuando algo no resulta como lo deseado los justifican, por ejemplo afirman que la culpa es de la maestra o profesor y nunca la responsabilidad del alumno. Le quitan la oportunidad de desarrollar su propia
responsabilidad pues siempre están dispuestos a hacer por ellos, pero le quitan la oportunidad de desarrollar su propia confianza.

Es así que los hijos educados por padres sobreprotectores desarrollan baja autoestima y se llenan de temores pues siempre el progenitor soluciona sus desafíos.

La autoestima tiene que ver con la autopercepción que se tiene de sí mismo y esta se desarrolla y consolida en las acciones diarias, experimentando y aprendiendo de los errores y así surge la confianza.

COMO AYUDAR AL PADRE SOBREPROTECTOR

En primer lugar, tomar consciencia de tus móviles frente a tu hijo que te lleva a realizar conductas por él que puede hacerlas sin problemas. Observamos más madres sobreprotectoras que padres.

En segundo lugar, aprender a gestionar tus temores frente a tu descendencia, por lo general: que se equivoque o no tenga suficiente tiempo pues esto lleva a controlar lo/a. Pero tu hijo perderá la oportunidad de experimentar que puede solo y si se equivoca tendrá la posibilidad de mejorar y aprender de sus equivocaciones.

En tercer término, todo padre tendría que dejar de controlar y der responsabilizarse de las obligaciones de sus pequeños. Para eso tendrás que encontrar espacios para poder disfrutar como persona. Vale decir dejar de preocuparse por el otro y comenzar a ocuparte ti mismo/a.

Fanny Berger