Tus creencias pueden cambiarte la vida

En psicología las creencias son ideas formadas como el resultado de la relación entre la realidad y como la persona la capta. Son como mapas internos que permiten dar sentido al mundo que te rodea.

En terapia gestáltica se denominan introyectos, que son ideas rígidas que cada persona tiene en forma no consciente y que siempre son adquiridos en su medio familiar o social.

Ejemplo de creencia : “Todos los profesionales tienen éxito”. Este introyecto o creencia produce pensamientos y sentimientos que se transforman en conductas. Una persona obtiene su título profesional, pero no logra lo que se propuso y empieza a tener pensamientos negativos hacia sí mismo, piensa que no tiene capacidad para ejercer su labor, que no puede resolver problemas en el campo laboral. Esto le causa tristeza y rabia, sentimientos derivados de sus pensamientos negativos originados por su creencia que se traslucen en comportamientos de poca iniciativa en el ámbito laboral.

Veamos el siguiente ejemplo: Alicia tiene 26 años y posee una creencia arraigada desde su infancia de que “no es merecedora de recibir amor”. Cada vez que un hombre la atrae, piensa que él no le corresponderá porque ella no es atractiva, piensa que es fea y que si salen, él la dejará por otra mujer. Ante estos pensamientos, cada vez que Alicia se siente atraída por un hombre, se siente muy triste, frustrada y envidia a sus amigas porque se compara con ellas. Muestra una conducta de aislamiento y pasividad en su ámbito social -emocional.

De las creencias derivan pensamientos y sentimientos que crean la conducta.

Pedro tiene seis años, nació con un problema físico. Tiene la creencia de “que es inútil”. Cree que “a nadie le gusta su trabajo”, piensa que no vale nada, que no puede realizar lo que le piden las maestras e interpreta que sus amigos se burlan de sus dibujos y deberes. Pedro tiene fuertes explosiones de rabia y a veces agrede a sus amigos. Ante cualquier señalamiento de las maestras o comentarios de sus compañeros se enoja mucho, incluso rompe objetos pues se le dispara la creencia de que “es inútil”, eso lo lleva a pensar negativamente sobre su desempeño escolar y a sentirse muy frustrado y enojado.

Niños, jóvenes y adultos tienen creencias negativas hacia ellos mismos o hacia el mundo que los rodea.

* Evita generalizaciones rígidas.
* Evita emitir generalidades absolutas, ya que no es lo mismo decir todos los niños son traviesos que decir algunos niños son traviesos.
* No es lo mismo decir todas las personas envidian a las que triunfan que decir algunas personas envidian.
* Evita emitir juicios morales.

Muchas veces emitimos frases que demuestran nuestra escala de valores, del grupo o familia o sociedad a los que pertenecemos. Podemos no estar de acuerdo con los valores de las otras personas, pero no por eso juzgarlos o encasillarlos como malos o indebidos. No es la norma que un varón quiera jugar siempre a las muñecas, pero no por eso se considera una conducta inadecuada para su género.

¿Cuáles son tus creencias acerca de ti y del mundo? ¿Que estímulos las disparan? ¿Qué pensamientos y sentimientos aparecen frente a tus introyectos?

Reconocer y aceptar para poder cambiar

Fanny

“Reconocer y aceptar para poder cambiar”